Seleccionar página

El contexto

Las elecciones presidenciales celebradas en Honduras tuvieron de todo: campaña, candidatos, votaciones, tranquilidad, una verdadera fiesta cívica. Y al igual que en los últimos 20 años, a las 19:00 horas, la gente se reunió en torno al televisor para escuchar los primeros resultados que brinda el Tribunal Supremo Electoral (TSE)… ¿y qué creen?

No dijo nada… En un hecho insólito, el TSE suspendió el conteo de votos, se decretó un silencio informativo, los observadores internacionales no sabían qué pasaba ni qué decir y el actual presidente se declaró vencedor, pero también lo hizo el candidato de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura. Y a falta de una respuesta institucional, llegó la incertidumbre.

La perplejidad por la falta de un resultado oficial provocó que:

  • Los medios de comunicación no estaban preparados para informar de esta situación.
  • La ciudadanía comenzó a elucubrar miedo y algunos fueron al supermercado a comprar provisiones.
  • El candidato de oposición introdujo la palabra “fraude”.
  • Ambos partidos autoproclamados vencedores, incitaron la movilización de la población para defender sus no oficiales resultados, motivando marchas en las calles y movilización de las fuerzas del orden público.
  • Hubo disturbios de proporciones, pillaje, disparos y otros altercados sociales.

Además, la aprensión por un posible fraude provocó que, en las redes sociales, en especial WhatsApp, circulara una gran cantidad de (des)información, proveniente de todo tipo de fuentes, de esas que no se revelan los nombres y siempre están en las altas esferas, lo que amplificó el temor de la ciudadanía e intensificó la protesta social.

Mensajes provocados por la falta de información

La falta de una comunicación transparente por parte del TSE provocó que un proceso democrático, se desvirtuara a un encajonamiento del evento electoral para “elegir al presidente”, lo que desató también un clima beligerante.

En este escenario de crisis, las acciones comunicacionales tomaron argumentaciones diferentes según su fuente para tranquilizar a la sociedad:

Partido Oficialista

  • Indicaron que su victoria era absoluta, pues los votos del sector rural que faltaba escrutar les serían favorables.
  • Expresó que deben esperar los resultados de cada acta de votación para declarar un triunfador y solicitó a la oposición no hablar de tendencias.
  • Llamó al pueblo a tener calma y esperar hasta que el TSE brinde los resultados oficiales.
  • Convocó a sus seguidores a movilizarse en las calles para celebrar el triunfo.
  • Presentaron a la prensa proyecciones de los resultados electorales donde salían victoriosos.
NASRALLA ELECCIONES HONDURAS ACERTA AGENCIA COMUNICACION ESTRATEGICA

Alianza de Oposición

  • Acusó al presidente actual y al TSE de intentar cambiar los resultados de las elecciones en un acto de fraude.
  • Acusó al TSE de estar coludido con el Partido Nacional.
  • Llamó a defender la victoria en las calles y de manera pacífica si los resultados favorecen al actual presidente.
  • Criticó al TSE por la demora en entregar resultados oficiales.
  • Expresan que el pueblo hondureño se manifestó y deben respetarse los resultados.
  • Dicen que la reelección es un regreso a las dictaduras, por lo que no reconocerán resultados que no les sean favorables.
TSE-ELECCIONES-HONDURAS-ACERTA-AGENCIA-COMUNICACION-ESTRATEGICA

Tribunal Supremo Electoral (TSE)

  • Dijeron que no darán ningún resultado oficial hasta contar todas las actas de votación.
  • Expresaron que el ganador “ya está”, pero que esperarán las actas de votación para decirlo.
  • Cada 7 minutos comenzó a publicar resultados en su sitio web, estrechando la brecha entre ambos candidatos a favor del partido oficialista, hasta que superó al candidato de oposición.
  • Justificó fallas técnicas en el sistema de conteo de votos, el cual se cayó 2 veces por más de 5 horas.
MEDIOS-ELECCIONES-HONDURAS-ACERTA-AGENCIA-COMUNICACION-ESTRATEGICA

Medios de Comunicación

  • Difundieron ampliamente que el voto rural beneficiaría al candidato oficialista para su reelección.
  • Criticaron al candidato de la Alianza por no aceptar los resultados.
  • Acusaron al candidato de oposición de no respetar el acuerdo firmado con la OEA de esperar los resultados.
  • Organizaron diferentes foros y entrevistas para que asesores de campañas expusieran sus puntos de vista.
OBSERVADOR INTERNACIONAL ELECCIONES HONDURAS ACERTA AGENCIA COMUNICACION ESTRATEGICA

Observadores Internacionales

  • Lamentó la lentitud en la entrega de información, pero destacó que el proceso se desarrolla con transparencia.
  • OEA llamó a la ciudadanía a mantener la calma y a esperar los resultados oficiales del TSE.
  • Llamaron al TSE a agilizar la divulgación de resultados y a los partidos políticos a actuar con prudencia.
  • Firmó un acuerdo con los candidatos para no anunciar un ganador hasta que se tuviesen todas las actas escrutadas.

Propaganda electoral en medios tradicionales

Un monitoreo de medios de la propaganda pagada, noticieros, debates electorales, foros, entrevistas y cobertura en vivo, realizado por la Unión Europea, arrojó que el candidato que invirtió más en publicidad, durante los 30 días previos a la elección, fue el actual presidente de Honduras, seguido muy por detrás del resto de los presidenciables.

En relación con la propaganda pagada, el representante del partido oficialista contrató el 64% de la pauta electoral, seguido por el candidato del partido Liberal (17%) y el de la Alianza de Oposición (15%).

Medios Observados

  • 4 canales de TV: Canal 5, HCH, UNE TV y el canal de televisión estatal (TNH).
  • 2 radios: HRN y Radio Globo.
  • 4 medios impresos: El Heraldo, La Prensa, La Tribuna y El País.

Respecto a la cobertura brindada por los medios de comunicación de manera gratuita a cada candidato, el más favorecido también fue el candidato oficialista, superando en un 23% al segundo presidenciable con mayor difusión. En este caso, Juan Orlando Hernández, del 100% de sus apariciones mediáticas, el 33% fue en su rol de presidente y el 67% como candidato.

En el caso de los medios impresos monitoreados, la distribución de la propaganda electoral por cada candidato fue dispar, tanto en proporción entre candidatos, como en el tipo de medio utilizado.

Con relación a la publicidad en medios impresos pagada por los partidos políticos, la distribución de pauta fue más homogénea en comparación con la pagada por los presidenciables.

Sobre la pauta televisiva pagada, los presidenciables mostraron contrataciones poco homogéneas, especialmente al preferir la pauta vinculada al canal asociado a la izquierda hondureña UNE TV. Igual situación se vio en la inversión de los partidos políticos en la pauta televisiva.

En las radios, los candidatos del partido oficialista y de la alianza de oposición mantuvieron una fuerte alineación con los medios afines a sus ideologías; y el candidato liberal distribuyó su pauta publicitaria.

Analizando la generación de Publicity (apariciones en medios no pagadas), la cobertura de los presidenciables en número de apariciones benefició al candidato oficialista, seguido muy por detrás del resto de candidatos.

Respecto al tono de la cobertura por los medios impresos, el candidato del Partido Liberal fue el que tuvo el abordaje más positivo, seguido del representante del partido oficialista y, en tercer lugar, el candidato de la Alianza. Por otra parte, el candidato que recibió un abordaje más negativo fue el de la Alianza, superando ampliamente a sus competidores.

El tono manejado en la televisión mostró tendencias similares a la de los medios impresos, pero destacó la cobertura brindada por la televisión nacional (TNH), la cual concentró sus críticas contra el candidato de la Alianza, misma situación que vivió el candidato oficialista con el canal UNE TV.

En la radio, el tono de las informaciones fue más comedido en comparación con los otros medios, favoreciendo principalmente al candidato del Partido Liberal.

Comunicación en redes sociales

El poder de las redes sociales para influir en el voto ha sido sujeto de diversos planteamientos en Honduras. Sin embargo, no hay estudios fiables que logren determinar el impacto real de las redes en la decisión de los ciudadanos.

A nivel de Honduras, el acceso a internet no sobrepasa el 25% de la población, lo que concuerda con el nivel de uso de redes sociales en el país (2.6 millones de usuarios). De estos usuarios, la mayoría se concentra en las dos ciudades principales: Tegucigalpa y San Pedro Sula, mostrando niveles de penetración muy bajos a nivel rural.

Si bien se puede indicar que existe una relación entre el uso de las redes sociales y la participación política, no se puede determinar si esta correlación es estadísticamente significativa, pero estudios internacionales tienden a mostrar que las redes sociales casi no influyen en las decisiones de los electores.

Entonces, si bien las redes son importantes, no existe una relación causal con el voto, por lo que se deben considerar otros factores, tales como la marca personal del candidato, la emotividad de sus publicaciones y los espacios de participación que genere, además del refuerzo de su campaña en los medios tradicionales.

En el caso de los partidos predominantes en las elecciones hondureñas, el partido oficialista y la Alianza, generalmente publicaron actividades proselitistas, sin contenido de valor, lo que refuerza la estimación de su bajo nivel de importancia en la movilización del voto.

Por otra parte, las cuentas personales de los candidatos mostraron un nivel de seguimiento e interacción mayor que la de los partidos políticos que representan. Esto va en línea con las investigaciones que indican que, en campañas electorales, la marca personal es de mayor relevancia para el electorado.

Un breve análisis

La importancia de una comunicación clara y certera se ve reflejada en la crisis postelectoral provocada por la ausencia de resultados oficiales sobre las elecciones, poniendo un velo de opacidad en el proceso y generando una gran cantidad de rumores que alentaron el temor de la sociedad.

En el análisis estadístico expuesto, se aprecia que el candidato oficialista y su partido fueron los que invirtieron una mayor cantidad de recursos en publicidad tradicional, logrando tener la exposición mediática más fuerte de estas elecciones. Asimismo, los medios de comunicación, en general, tuvieron una afinidad mayor con el candidato del oficialismo, tanto en el tono como en el abordaje noticioso.

La focalización de la propaganda electoral, considerando presidenciables y partidos políticos, tuvo un empate técnico entre diarios y televisión; y, en tercer lugar, se ubica la radio. Pero en cuanto a montos invertidos, la televisión ocupa el primer lugar, seguida de la radio y, posteriormente, los diarios.

Sobre las redes sociales, el impacto en la movilización del voto no puede ser determinado con precisión estadística, pero se estima como no vinculante debido al bajo acceso a Internet que tienen los hondureños y a que las cuentas de los candidatos se utilizaron con fines proselitistas, más que con un afán de interacción o para crear nuevos espacios de participación con el electorado.

Sin embargo, considerando las movilizaciones sociales, se puede atisbar que existe una ruptura entre la ciudadanía y la política, ya que el candidato de la Alianza de Oposición se posicionó como “el cambio” capaz de traer una nueva dirección al país, lo que fue respaldado en gran medida por el voto.

Pese a la amplia exposición mediática del candidato oficialista, los resultados no fueron los que esperaba ni los que atisbaban las encuestas, manteniéndose una estrecha diferencia de votos con su principal opositor. Esto se justifica por el “voto oculto”, que se explica por la teoría de la “espiral del silencio”, la que argumenta que cuando una opinión es rechazada socialmente, los que la comparten prefieren no hacerla pública.

En el caso del tono utilizado por los medios de comunicación, el que recibió una cobertura eminentemente negativa fue el candidato de la Alianza de Oposición. No obstante, el nivel de votación alcanzado por el presidenciable permite cuestionarse el verdadero impacto que están teniendo los medios tradicionales en la creación de una “realidad política”.

Esta falta de influencia mostrada por los medios pone en entredicho lo “políticamente correcto”, ya que una amplia proporción de votantes prefirieron al excéntrico Salvador Nasralla, por sobre un técnico Juan Orlando Hernández. Esto también se asocia a la entrega de propaganda por sobre la información objetiva, lo que consigue que la realidad social construida por los medios vaya en una dirección contraria a los intereses de la ciudadanía.

Sobre los mensajes entregados, el candidato de la Alianza de Oposición no se amarró a los convencionalismos de los medios, lo que provocó que sus mensajes tuviesen una efectividad mayor al asociarse a un discurso pragmático y antisistema.

En ACERTA podemos colaborar con tu empresa u organización a adaptarte a los nuevos elementos del entorno mediante la comunicación estratégica.

 

Share This

Suscríbete a nuestra comunidad

Únete y recibe las últimas actualizaciones. Nunca haremos spam y publicamos cada 2 semanas por lo general.

Te han unido exitosamente